sábado, 19 de enero de 2019

Los problemas de pareja y nuestras heridas infantiles


Jordi Gil
Psicologo
Barcelona España
Muchos de los problemas de pareja son fruto de heridas infantiles que eclipsan el presente.

Toda pareja está compuesta por unos adultos que poseen un niño interior, herido en mayor o menor medida. La mayoría de parejas que experimentan problemas (tales como discusiones constantes, desconfianza o problemas con los hijos) y fracasan, son aquellas cuyos niños interiores heridos han interferido en la salud de pareja, y las que tienen éxito son aquellas cuyos adultos poseen un niño herido bastante saneado, o que tienen conciencia de cómo puede distorsionar la relación y saben gestionarlo de un modo ecológico.

Nuestras heridas infantiles condicionan nuestra vida adulta. A veces vivimos situaciones donde se actualiza lo traumático, la angustia antigua eclipsa/invade a la realidad actual.

Nuestra herida produce una desproporción entre los hechos, las vivencias y sus resultados. Y sobretodo distorsionan nuestra precepción.  

Veamos un ejemplo de un problema de pareja recurrente y su relación con las heridas infantiles...

Una persona se siente abandonada por su pareja, indagamos en su situación y descubrimos que revive su antigua herida de abandono. De pronto una discusión con su pareja se transforma en la confirmación inequívoca de que “nunca me siento querido por lo que soy”, la cual parece la demanda desconsolada de un hijo a su padre y madre. Este es un problema de pareja recurrente.

El miedo y el enfado inundan a la persona, y sufrirá en exceso e incluso puede cometer conductas de las cuales se puede arrepentir “el ultimo día casi empujo a mi pareja”.

El niño herido contamina de forma inconsciente al adulto, por más que mi pareja me diga que solo está en desacuerdo con mi punto de vista, el adulto poseído por la herida de su niño interior, percibirá con una certeza absoluta de que no es tenido en cuenta en su relación de pareja y que el amor que da vuelve a ser pisoteado.

Esta especie de “posesión” influye en nuestra percepción de la realidad, y también en nuestra expresión, quizás ahora sí emerja la ira no dirigida a los padres, depende cómo se gestione el antiguo dolor que se actualiza en el presente, el panadero, la pareja o un motorista pagarán los platos infantiles rotos, o quizás a la persona le surja un desconsuelo infinito, “nadie cuida de mi corazón” y acabe en una depresión silenciosa de cinco años o en una actitud de resignación vital. 

La terapia de pareja permite tomar conciencia de nuestro sufrimiento pasado, para encontrarnos con nuestros recursos actuales y una mayor sabiduría personal 
La terapia de pareja nos permite tomar conciencia de la raíz de nuestros problemas de pareja, para encontrarnos con nuestra sabiduría personal en el "aquí y ahora"
Si diseccionamos el ejemplo de problema de pareja anterior, podemos encontrar:

Hecho actual: discusión con la pareja
Herida primaria: herida de abandono
Vivencia intima: "mi pareja no me quiere, aunque me diga que sí, no me lo creo"
Nivel emocional: ira y tristeza exagerada
Nivel cognitivo: no me fío de ella, me va a traicionar con otra persona
Nivel corporal: tensión excesiva e impulso de pegar
Hecho antiguo: mi padre me abandonó, y se fue con su amante
Nivel emocional antiguo: tristeza e ira desconsolada
Nivel cognitivo: "mi padre me está engañando, me dice que me quiere, pero después nunca venía a verme a casa de mi madre"
Nivel corporal: "me encerré en mí mismo y a veces me pegaba a mí mismo"
Podemos observar que el nivel emocional se repite, la desconfianza del cognitivo también, y en cambio el corporal está invertido.

La persona de este ejemplo de problema de pareja, pudo llorar el abandono vivido por su niño a lo largo de dos sesiones de terapia de pareja, pudo reestablecer la confianza en su pareja, y empezó a relajar la antigua ira a través de ejercicios de meditación en los cuales se amistaba con la legitimidad tanto de su dolor como de su ira. 

Solucionar problemas de pareja con la ayuda de un terapeuta o psicólogo
Uno de los objetivos de la terapia de pareja es poner más conciencia y sanación de las heridas originales, para que nuestras viejas angustias no nos interfieran en nuestra pareja actual.

La conciencia de nuestro sufrimiento nos permite compensarlo, somos hijos del pasado y es necesario trascenderlo para ser padres de nuestro presente y futuro.

El poner atención nos permite diferenciar lo que nos sucede de lo que nos sucedió, nos permite darnos cuenta de lo actual y de lo antiguo, y empezar a diferenciarnos.

Una pregunta clave a hacerse mil veces es: ¿esto qué te duele tanto de tu pareja te toca alguna herida?

El darse cuenta nos llevara a nuestra sabiduría personal.

“Cuando aparece la sabiduría aparece también una mayor libertad; la vida se pone
en orden y todo fluye como debe fluir.”
Claudio Naranjo

Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

domingo, 11 de noviembre de 2018

El ajuste creativo


El ajuste creativo

Picó Vila, David

"He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud."
Voltaire

La idea del ajuste creativo es nuclear en la terapia Gestalt. Difiere sustancialmente de una visión proveniente del Psicoanálisis que está muy extendida, según cual la persona tiene un Ello que contiene sus pulsiones más básicas, en gran medida incompatibles con la vida social. Según esto, la interiorización de las normas sociales produce una represión de los instintos, que han de quedar reprimidos o manifestarse a través de la sublimación. El artista, por ejemplo, sublima sus instintos más básicos a través del arte, dándoles una forma socialmente aceptable. Ésta es, pues, una visión en la que el individuo está en contínua lucha ``consigo mismo'' para conseguir mantener a raya los impulsos que no son viables socialmente.

La terapia Gestalt, en cambio, propone el concepto del ajuste creativo. Por un lado, la función Ello activa las necesidades del organismo y, por otro, la función Yo busca soluciones viables para satisfacer la necesidad con la información que proporciona la función Personalidad. El aspecto creativo consiste en encontrar diferentes posibilidades de solución. El aspecto de ajuste implica que las soluciones buscadas han de ser compatibles con el entorno para que se pueda llegar a un contacto real. Tienen que ser soluciones viables. La terapia Gestalt enfatiza la importancia de la agresividad y la destrucción para que la asimilación sea posible. El individuo es capaz de, hasta cierto punto, modificar su entorno, agredirlo, para que el contacto sean posible. El entorno social no se contempla como una realidad inmutable a la que el individuo se ha de someter si no quiere ser rechazado, sino como parte de un campo cambiante que puede ser modificado.

El Self es definido como ``el sistema de ajustes creativos''. [PHG, II, 2, 11] Expresa, por tanto, ``una capacidad, la del organismo animal humano que, concentrándose sobre un acontecimiento presente y dejando interactuar libremente sus facultades, no llega al caos (como la mentalidad dicotómica sobre la relación individuo/entorno hace pensar), sino a una Gestalt que de hecho resuelve un problema real.'' [Margherita Spagnuolo Lobb,Psicoterapia de la Gestalt, p. 107, Ed. Gedisa, 2002] El Self es, así, el ``órgano del contacto'', la manera que tenemos para acceder al entorno y satisfacer en él nuestras necesidades. Esto se hace mediante ajustes creativos.


En terapia
El énfasis en el ajuste creativo tiene grandes implicaciones en la terapia. En primer lugar, invita a confiar en los recursos del paciente, en que la persona es capaz de autorregularse y ajustarse creativamente para lograr nuevas soluciones. No se considera, por tanto, que la persona está ``enferma'' (al menos en el caso de la neurosis; no entro en el caso de una psicosis grave o una lesión cerebral), sino que sus energías están puestas en mantener unos ajustes conservadores procedentes de asuntos inconclusos que ya no son soluciones adecuadas en el momento actual. La terapia no pretende ``curar al enfermo'' sino ayudar a la persona a encontrar nuevas soluciones para sus problemas. Es una visión menos patologizante que la de otros enfoques.

Por otro lado, el componente de ajuste del ``ajuste creativo'' invita contínuamente a poner la atención en la relación de la persona con su entorno, alejándonos de una perspectiva intrapsíquica (los problemas están ``dentro de la cabeza''), y acercándonos a una perspectiva de campo y relacional (los problemas están ``con el otro'').

Las ``resistencias'' del paciente no se ven como una barrera a destruir, sino como unajuste conservador. Si están ahí, es por algo, y la terapia Gestalt propone apoyar las resistencias para que pueda aflorar qué función estan cumpliendo y actualizarlas, en vez de ``derribarlas''. El discurso gestáltico suena más a ``para qué te sirve eso'', ``cómo es que eso te resulta útil'', o ``lo que haces tiene este impacto sobre mí'', que a ``no deberías hacer eso'' o ``eso que haces es incorrecto''.

Finalmente, el ajuste creativo pone el énfasis en la experimentación. La terapia no busca que el paciente ``entienda'' lo que le ``pasa por la cabeza'', sino que pueda llevar a cabo nuevos ajustes y experimente con nuevas soluciones que pueda luego trasladar a su vida cotidiana. El enfoque es experiencial y no analítico.


En mi experiencia
Un ejemplo de ajuste creativo que he podido hacer ha sido pedir una reducción de jornada en mi trabajo en la Universidad. Llevaba tiempo con una sensación cada vez más agobiante de no querer seguir trabajando allí de la misma manera. El trabajo de profesor cada vez me estaba interesando menos, por ser funcionario tenía incompatibilidades con otros trabajos que me apetecían más y, sobre todo, me pareció que necesitaba una cierta ``caída en vacío'' para atreverme a hacer otras cosas, por ejemplo a dedicar más tiempo a mi trabajo como terapeuta. Sin embargo, la única opción que conocía era pedir una excedencia, que además de significar pasar de golpe a no tener ningún ingreso, en mi caso implicaba una imposibilidad casi segura de volver a mi puesto de profesor si lo necesitara.

Estaba convencido de que ésta era la única opción. Fue en un intento ``a la desesperada'', tiempo después (me fui a preguntar por las posibilidades de montar una empresa apoyado por la Universidad, cosa que en realidad tampoco quería hacer), que una persona me aseguró que la reducción de jornada era posible. Al final ésta ha sido la solución: puedo dedicarme a otras cosas sin incompatilidades, daré solo la asignatura que más me interesa, tendré unos ciertos ingresos mensuales y si lo necesito puedo solicitar la vuelta a jornada completa en cualquier momento.

Lo interesante de esto, al margen de la anécdota, es el proceso que tuve que hacer para gestionar mi propia ansiedad ante la ausencia de soluciones satisfactorias, y cómo me movilizó para seguir buscando opciones hasta que he encontrado una que, de momento, me sirve. Creo que ha sido un buen ajuste creativo.

Fuente: https://gestaltnet.net/documentos/el-ajuste-creativo

miércoles, 28 de marzo de 2018

Eneagrama de la personalidad: Usos y abusos

por Jordi Gil.
Psicólogo Barcelona. 
Terapeuta Gestalt
La psicología de los eneatipos, o eneagrama, es una excelente herramienta de autoconocimiento y nos permite vislumbrar con claridad los modos de ser, estar y hacer propios y los de los demás. Sin embargo, todo poder conlleva una responsabilidad y un saber hacer. ¿Cuándo hacemos un buen uso, y cuándo un mal uso de la psicología de los eneatipos?

La psicología de los eneatipos como mapa

El eneagrama es un mapa de la personalidad complejo y profundo. 

Es una herramienta muy poderosa.

Como todo mapa a veces no abarca todos los territorios de la realidad humana.  

El mapa no es el territorio, dijo Korzybski, el origen de esta frase es muy ilustrativo. En la Primera Guerra Mundial parece ser que la afirmó cuando cayó, junto con la tropa que dirigía, en una profunda fosa que no figuraba en los mapas.


Ningún mapa podrá jamás abarcar completamente el universo de la experiencia humana.
Lo que sí nos permiten los mapas es poder navegar por el océano experiencial.

La psicología de los eneatipos es una excelente herramienta de autoconocimiento nos permite vislumbrar con claridad los modos de ser, estar y hacer propios y los de los demás. Nos facilita y nos empodera. El saber cómo es mi carácter, y el de los demás, me facilita gestionar mis relaciones con un mayor autoapoyo y orientacion. Conocer como funciono/amos favorece una mejor gestión de las vivencias por las que transitamos.

Todo poder conlleva una responsabilidad y un saber hacer. Y a veces se usa de un modo ecológico y a veces de un modo tóxico. El fuego puede calentar o quemar.

¿Cuándo hacemos un BUEN uso de la psicología de los eneatipos?

Hacemos un buen uso de la psicología de los eneatipos cuando:
Accedemos a un mayor autoconocimiento a través de una actitud honesta con nosotros mismos, con nuestros dones y miserias, explorando nuestra forma de ser mediante un trabajo de conciencia. 
Exploramos desde la curiosidad el misterio de lo humano.

Facilitamos la comprensión mutua. El reconocer el carácter del otro, su estrategia para afrontar lo que le es fácil o difícil es importante que favorezca la compasión y la amabilidad con el otro. Todos sufrimos, de distinta manera y por distintas cuestiones que nos mueven y conmueven. Se trata de aprender a reconocer y atender el sufrimiento propio y del otro.

Nos permite reconocer y gestionar de un modo amable nuestras facilidades y nuestras dificultades, las piedras con las que siempre tropezamos y nos ayuda a ver y convivir con un otro que hace lo que puede con la cruz que lleva.

Contactamos con su sentido de unión, todos nos configuramos desde nuestro sufrimiento y construimos una estrategia ante nuestras angustias básicas. Todos poseemos un carácter.
Clarifican nuestras relaciones y qué se le mueve a cada persona desde su carácter.

¿Cuándo hacemos un MAL uso de la psicología de los eneatipos?

Hacemos un mal uso de la psicología de los eneatipos cuando:
Cuando calificamos/juzgamos la conducta del otro sin profundizar en su experiencia o la banalizamos con expresiones del tipo “esto es una sietada” o” esto es típico de un eneatipo 3 desconectado”.
Un mal uso sutil es cuando nos condicionamos a través de la categoría diagnóstica, “cuando supe que su eneatipo era el 6enseguida supe que no nos entenderíamos jamás”.

Cuando lo usamos como un arma de doble filo y de repente la usamos como una agresión encubierta o como un arma arrojadiza. Minimizamos y maltratamos al otro, “esto te pasa por ser una 9 sumisa” desde nuestro conocimiento del eneagrama.

Si limitamos nuestras relaciones desde el prejuicio del conocimiento, “nunca me veras con un eneatipo 2” y las rigidificamos “yo solo me relaciono con mentales, los emocionales son unos pesados, me sacan de quicio”, y dejamos de trabajarnos qué nos pasa con algo que no es difícil.
Otra perversión de este conocimiento es justificarnos desde el mismo, “sabes que pasa que soy un eneatipo 7 y me cuesta mantener compromisos” en vez de dar la cara y confrontar nuestras facilidades y dificultades.

Toda disciplina terapéutica debe ir acompañada de una ética del cuidado.

Quizás este sea el único "debería" obligatorio de todo conocimiento.

Somos complejos, somos más que un carácter.

Somos humanos.  

Une el poder orientador de la psicología de los eneatipos con una mirada humana y profunda hacia la experiencia humana. Sé humilde, no des por supuesto como el otro es o cómo vive lo que vive.

Tomado de: https://www.gestaltsalut.com/psicologia-eneatipos-usos-abusos/

miércoles, 13 de septiembre de 2017